Bill y Melinda Gates se divorcian, pero su fundación benéfica permanece intacta

Los multimillonarios Bill y Melinda Gates, cofundadores de una de las mayores fundaciones benéficas privadas del mundo, solicitaron el lunes el divorcio tras 27 años de matrimonio, pero se comprometieron a continuar juntos su labor filantrópica.

La Fundación Bill y Melinda Gates se ha convertido en una de las fuerzas más poderosas e influyentes en el ámbito de la salud pública mundial, gastando más de 50.000 millones de dólares en las últimas dos décadas para aportar un enfoque empresarial a la lucha contra la pobreza y las enfermedades.

Los Gates han respaldado programas ampliamente elogiados de erradicación de la malaria y la polio, nutrición infantil y vacunas. El año pasado, la fundación destinó unos 1.750 millones de dólares a la ayuda para el COVID-19.

En una petición conjunta de disolución del matrimonio, la pareja afirmó que su unión legal estaba «irremediablemente rota», pero dijo que habían llegado a un acuerdo sobre cómo dividir sus bienes conyugales. No se revelaron los detalles de ese acuerdo en la presentación en el Tribunal Superior del Condado de King en Seattle.

Bill Gates, de 65 años, cofundador de Microsoft Corp (MSFT.O), y su esposa, Melinda French Gates, de 56 años, se conocieron después de que ella se incorporara al gigante del software como directora de producto, y salieron durante unos años antes de casarse en enero de 1994 en Hawai.

«Después de pensarlo mucho y de trabajar mucho en nuestra relación, hemos tomado la decisión de poner fin a nuestro matrimonio», dijeron los dos en un comunicado conjunto publicado en cada una de sus cuentas individuales de Twitter.

«Ya no creemos que podamos crecer juntos como pareja en la siguiente fase de nuestras vidas. Pedimos espacio y privacidad para nuestra familia mientras empezamos a navegar por esta nueva vida», dijeron.

La petición de divorcio, en la que se afirma que la pareja no tiene hijos menores de edad, se produce después de que el más joven de sus tres hijos haya cumplido recientemente los 18 años.

Lanzada en el año 2000, la Fundación Bill y Melinda Gates, sin ánimo de lucro, se sitúa como la mayor fundación filantrópica privada de Estados Unidos y una de las mayores del mundo, con unos activos netos de 43.300 millones de dólares a finales de 2019, según los últimos datos financieros de todo el año mostrados en su página web.

Desde 1994 hasta 2018, la pareja donó más de 36.000 millones de dólares a la fundación con sede en Seattle, según el sitio web.

El año pasado, el inversor Warren Buffett informó de la donación de más de 2.000 millones de dólares en acciones de su Berkshire Hathaway Inc (BRKa.N) a la Fundación Gates, como parte de los planes previamente anunciados de regalar toda su fortuna antes de su muerte.

NO HAY CAMBIOS EN SUS FUNCIONES

En su petición de divorcio, la pareja pide al tribunal «que disuelva nuestro matrimonio» y que divida sus bienes comunes, intereses comerciales y pasivos «según lo establecido en nuestro contrato de separación», aunque ese acuerdo no se hizo público.

Bill Gates ocupa el puesto número 4 en la lista Forbes de las personas más ricas del mundo, con una fortuna estimada en 124.000 millones de dólares.

En un comunicado separado, la Fundación Gates dijo que la pareja permanecerá como copresidentes y fideicomisarios de la organización.

«Seguirán trabajando juntos para dar forma y aprobar las estrategias de la fundación, defender los temas de la fundación y establecer la dirección general de la organización», dice el comunicado de la fundación.

La separación se produce dos años después de que otro importante multimillonario y filántropo de Seattle, el fundador de Amazon.com Inc (AMZN.O), Jeff Bezos, dijera que él y su entonces esposa, MacKenzie, se iban a divorciar.

Al menos un crítico de los benefactores multimillonarios citó la separación de los Gates como un cuento de advertencia sobre la conveniencia de concentrar tanta influencia sobre las cuestiones humanitarias mundiales bajo el control de individuos súper ricos.

«El divorcio de los Gates hará algo más que trastornar la vida de una familia. Se ramificará en el mundo de los negocios, la educación, la salud pública, la sociedad civil, la filantropía y más allá», dijo a Reuters Anand Giridharadas, autor del libro «Winners Take All».

«Esto se debe a que nuestra sociedad ha cometido el colosal error de permitir que la riqueza compre la posibilidad de tomar decisiones casi gubernamentales como un ciudadano privado», dijo.

Gates abandonó la Universidad de Harvard para fundar Microsoft con su compañero de estudios Paul Allen en 1975. Gates poseía el 49% de Microsoft en su oferta pública inicial en 1986, lo que le convirtió en multimillonario al instante. Con el explosivo crecimiento de Microsoft, pronto se convirtió en una de las personas más ricas del mundo.

Tras un mandato ejecutivo en el que ayudó a transformar la empresa en una de las principales firmas tecnológicas del mundo, Gates dejó de ser consejero delegado de Microsoft en 2000 para centrarse en la filantropía. Siguió siendo presidente hasta 2014 y dejó el consejo de administración de la empresa en marzo de 2020.

Conocido en la industria tecnológica como un competidor acerado y despiadado, Gates atrajo la ira de sus rivales y, finalmente, del gobierno de Estados Unidos por las prácticas comerciales de Microsoft.

El gigante del software fue condenado por violaciones de la ley antimonopolio a finales de la década de 1990. Pero el veredicto fue anulado en apelación y la empresa llegó a un acuerdo extrajudicial.

La imagen pública de Gates se suavizó hasta convertirse en un avuncular anciano estadista cuando se dedicó a la filantropía, y se ha mantenido alejado de las numerosas controversias que actualmente sacuden el negocio de la tecnología.

Melinda French Gates, que recientemente ha añadido su nombre de soltera en la mayoría de sus sitios web y redes sociales, se crió en Dallas y estudió informática y economía en la Universidad de Duke antes de unirse a Microsoft.

En 2015 fundó Pivotal Ventures, una empresa de inversión centrada en las mujeres y las familias, y en 2019 publicó un libro, «The Moment of Lift», centrado en el empoderamiento femenino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*